Lago Titicaca un espejo milenario donde se refleja el cielo

Lago Titicaca desde Taquile - Nicolas Veracierta
Vista del Lago Titicaca desde Taquile

 

Perú y Bolivia comparten la tenencia del uno de los cuerpos de agua más hermosos del planeta, el Lago Titicaca, que es conocido como el lago navegable más alto del mundo, al alcanzar los 3.812 mts sobre el nivel del mar. En realidad está conformado por dos cuerpos separados, el lago Mayor o Chucuito y el lago Menor o Huiñamarca, que se unen en el estrecho de Tiquina; la población que hace vida a las orillas de sus 6450 km² de superficie, es en su mayoría indígena, de etnias ancestrales como los aymaras, los quechuas y los urus, que mantienen vivas las tradiciones de sus pueblos.

El Lago Titicaca contiene 42 islas naturales y otras artificiales; su profundidad máxima alcanza los 281 metros en su parte más honda, y en sus aguas y orillas, habita una de las faunas y flora más llamativas de la región, gran cantidad de especies de mamíferos, aves, peces, plantas e insectos, llenan de vida la zona y hacen las delicias de los habitantes y visitantes por igual.

Las islas flotantes, creadas por los urus, son pequeños islotes artificiales que estos indígenas elaboran a partir de la planta conocida como totora, la cual además usan para construir embarcaciones; esta población, posee una tradición oral muy amplia y colorida, que comparten abiertamente.

Turistas de todo el mundo, llegan cada año para vivir la experiencia de disfrutar de las bellezas naturales, así como de los textiles elaborados en la isla de Taquile, que son reconocidos en el mundo por su simbología y belleza, que fueron llamados por la Unesco: “Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad“; igualmente, pueden realizarse una serie de paseos en un hermoso barco a vapor que sale desde el puerto lacustre de Puno.

Artículos Relacionados