¡Abraza a un panda en la Reserva de pandas gigantes de Chengdu!

Gracias a la exquisitez de la comida de SichuanChengdu fue nombrada Ciudad Gastronómica de la Unesco, pero lo cierto es que esta ciudad china recibe a los visitantes del mundo por otra razón: la Reserva de pandas gigantes de Chengdu.

¿Quién no ha tenido la tentación de abrazar a un panda?… Pues esto es posible en el Centro de investigación para la crianza de pandas gigantes de Chengdu, un proyecto del gobierno chino para la conservación de los pandas y que abrió sus puertas al público en 1987. Allí se encuentra el 80% de los pandas gigantes del mundo en un hábitat que imita sus espacios naturales. En este lugar también conviven los pandas rojos, una especie menos conocida y que se asemeja al mapache.

NicolasVeracierta_red-panda
Panda rojo

Los visitantes tienen la oportunidad de ver y alimentar a los osos pacíficos en un recorrido pedagógico y muy sensible. La visita concluye con la posibilidad de cargar a un panda joven y contemplar a los cachorros en sus cunas.

Los pandas: especies en peligro de extinción

  • Los pandas gigantes se encuentran solo en las provincias de Sichuan, Shanxi y Gansu, al oeste de China. La mayoría de los que se encuentran en Shanxi y Gansu han sido procreados por inseminación.
  • Se calcula que solo quedan alrededor de 2.000 pandas gigantes en todo el mundo, de los cuales cerca de 120 se encuentran en zoológicos tanto en China como en el mundo.
  • El constante y rápido crecimiento de las ciudades al sur de China continúa provocando la destrucción de los bosques de bambú, los cuales son el hábitat y la fuente de alimentos para los pandas.

    NicolasVeracierta_Panda
    Los pandas son tesoros nacionales de China y en Chengdu se encargan de protegerlos

Curiosidades de los pandas

  • Su nombre en chino traduce “el gran oso-gato”.
  • Son tesoros nacionales de China.
  • Un panda gigante promedio consume entre 30 y 35 kilos de bambú diariamente.
  • Son buenos trepadores y muy asustadizos.
  • Cada vez que nace un panda, se realizan concursos mundiales para escogerle el nombre.

En la actualidad, estos peluches vivientes, bonachones y solitarios requieren la atención del hombre para su desarrollo. Se espera que en años venideros puedan volver a su estado salvaje.

Por Nicolás Veracierta

Artículos Relacionados