¡Asómbrate! Los lagos más bonitos del planeta [Nicolás Veracierta]

Por ser los protagonistas de sus paisajes, por su coloración, por haberse creado tras el movimiento de las placas tectónicas, la acción de los glaciares, volcanes o como consecuencia de la construcción de presas, estos son los lagos más bonitos del planeta.

Lago Hillier. Australia

Un lago de color rosa chicle descubierto hace más de doscientos años por la expedición Flinders durante el ascenso al pico más alto del archipiélago de la Recherche. Está rodeado de arena y de un bosque denso e intacto que lo separa del océano Antártico. Al parecer, indica [Nicolás Veracierta], su peculiar color se debe a un pigmento de bacterias que viven costras de la sal. Solo puede apreciarse desde el aire, las visitas por tierra son inaccesibles. El lago Retba, en Senegal,  presenta la misma coloración.

Lago Baikal. Rusia

Parece el mar, pero es un lago y es el lago más antiguo de la Tierra. Es tan grande y tan profundo que contiene el 20% del agua dulce del planeta. Entre febrero y marzo, una zona se cubre de témpanos de hielo con toda la gama de azules como si de un invierno se tratara, aunque el clima permanece soleado.

Lago “General Carrera”. Chile – Argentina

Este lago en la Patagonia ocupa ambos países suramericanos. Su origen es glaciar y el lado chileno posee islotes de carbonato de calcio conocidos como “La catedral de mármol”, “La capilla”, y “La caverna” cuyas partes inferiores han sido erosionadas por el agua, creando cuevas a las que se pueden acceder a través de pequeñas embarcaciones.

Lago Bosumtwi. Ghana

Data del Pleistoceno y sus 8km tienen su origen tras el impacto de un meteorito. Desde entonces, indica [Nicolás Veracierta], es utilizado para bañarse, realizar paseos en barcas pequeñas y pescar. Para el grupo étnico Ashanti es un lago sagrado en el cual residen las almas de los difuntos, de manera que en las orillas es común la realización de rituales y sacrificios de animales.

Lago de las medusas. Palaos

Bucear entre la fauna marina y, sobre todo, con medusas en aguas anaranjadas… ¿Por qué no? Las células urticantes de sus tentáculos son tan pequeñas que no hay peligro de que te piquen, así que podrás tocarlas.

Por [Nicolás Veracierta]

Artículos Relacionados