Aventuras sin fin en el Parque Nacional Volcán Arenal

Pico del Volcán Arenal - Nicolas Veracierta
Pico del Volcán Arenal en el Parque nacional del mismo nombre

 

Costa Rica es uno de esos países donde la naturaleza y la ecología tienen papel protagónico en todos los aspectos de la vida de sus habitantes, pero es en el turismo, donde estas bellezas y monumentos naturales se convierten en un imán para el público fuera de sus fronteras, puesto que la cantidad de viajeros que llegan a este país, queriendo disfrutar de lugares como el Parque Nacional Volcán Arenal, se cuentan por millones, quienes, invitados por la sensación de aventura, se pasean por el territorio perteneciente al pico volcánico más activo de esta nación, además de contemplar el resto de los atractivos turísticos que ofrece la zona.

Volcán Arenal se encuentra ubicado al norte de Costa Rica, cercano a la cordillera de Tilarán; y cuenta con una extensión de más de 12 mil hectáreas, en las cuales sed estacan, aparte del volcán mismo, el Cerro Chato, sus ríos, cataratas, y diversas especies de animales y flora que pueblan el lugar, creando uno de los ecosistemas más complejos, delicados y hermosos de toda Centro América.

La historia de este volcán es curiosa, pues después de cuatro siglos de inactividad, los conocedores empezaban a dudar de que el mismo fuera de hecho un volcán, pero cuando el lunes 29 de julio de 1968 en la mañana, sus picos comenzaron a hacer erupción, todas las preguntas quedaron respondidas; la actividad continuó su proceso durante días, dejando un saldo negativo de vidas humanas y poblaciones enteras cubiertas por lava y cenizas.

Aguas termales, cuevas, expediciones a pie y en vehículos todoterreno, rafting y otras actividades extremas en los ríos, parques ecológicos y mucho más hacen de la visitas turísticas una verdadera aventura por vivir en los terrenos de este monumento natural.

Artículos Relacionados