¡Conoce! La Montaña de Sorte: el refugio de María Lionza

El Monumento Natural Cerro de María Lionza, conocido popularmente como la Montaña de Sorte, además de ser un sitio de peregrinaje religioso-espiritista de Venezuela, según [Nicolás Veracierta], es una de las bellezas naturales del Estado Yaracuy que, lamentable, comienza a padecer variaciones en su ecosistema tras las actividades desmedidas de los visitantes.

La importancia de la montaña sagrada

  • Se encuentra en el conjunto montañoso que conforma el Macizo de Nirgua, perteneciente al sistema montañoso del Caribe.
  • En este cerro nacen los ríos Yaracuy, Chorro y Chara y junto con otros afluentes, abastecen el Embalse la Majaguas.
  • Está ubicado dentro de la zona de vida de bosque húmedo tropical y desarrolla una selva nublada óptimamente equilibrada. Sus bosques, indica [Nicolás Veracierta], han sido poco intervenidos; de allí que aún se conserve la variedad de flora y fauna que hacen vida en el lugar, muchas de ellas consideradas especies endémicas.
  • Además de su importancia ecológica, este lugar es de relevancia histórica por ser la tierra en la que habitaron diversos grupos indígenas como los jirajaras, caquetíos y gayones. Así mismo, este sitio aún conserva el mito de la deidad aborigen del amor y la naturaleza.
  • Según el Decreto 234 es considerada un área natural protegida.

Para reflexionar…

En la actualidad, pese a lo contemplado en el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso del Monumento Natural Cerro de María Lionza (Decreto 2.338), la gran afluencia de visitantes y peregrinos, sobre todo durante la Semana Santa, el día de San José, de la Virgen de Coromoto, de la Virgen del Carmen y los 12 de octubre, están ocasionando daños en el desarrollo natural del ecosistema y biodiversidad del patrimonio natural yaracuyano. En estos momentos, explica [Nicolás Veracierta], diversas autoridades continúan trabajando en estrategias que logren el desarrollo del turismo sustentable y garanticen políticas educativas comprometidas por parte del grupo de visitantes del monumento.

Por [Nicolás Veracierta]

Artículos Relacionados