El mágico esplendor del Parque Marino de Cayos de Tobago

Ecoturismo, esa tendencia de viajeros que se reparten por el mundo explorando las bellezas naturales de un lugar sin comprometer el estado de las mismas, y comprendiéndose solo como admiradores e incluso protectores de estas, es una de las iniciativas más importantes en el cambio de paradigma hacia una vida sostenible en el planeta. Gracias a esto, gran cantidad de sitios y destinos de todo el globo se han vuelto favoritos de los visitantes, y entre ellos se cuenta el hermoso archipiélago de los Cayos de Tobago.

San Vicente y las Granadinas, país que encierra este punto en el mapa, está ubicado en las Antillas Menores del mar Caribe, justo al norte de Venezuela y la isla de Granada, en medio de azules aguas y limpios cielos, lo que da a sus costas la imagen de postal que todos imaginan cuando piensan en vacaciones más cerca de la línea del ecuador; si a esto se le suma una interesante lista de actividades tanto científicas como de recreación, se crea la receta para una joya escondida en medio del océano.

Los Cayos de Tobago están conformados por un conjunto de cinco cayos, todos deshabitados pero con potenciales turísticos únicos, como por ejemplo, hermosas lagunas de turquesa profundo, playas cristalinas, lomas cubiertas de verde vegetación y un conjunto de fauna y flora difícil de hallar en otras latitudes, todo en el más perfecto equilibro, invitante para aquellos que gusten de explorar sin marcar su huella en el entorno.

http://184.168.183.35/userfiles/1802.jpg

El Parque Marino de Cayos de Tobago (Tobago Cays Marine Park) es la principal atracción del lugar, un santuario como pocos en la tierra y que es visitado por gran cantidad de personas todo el año, por su clima de verano eterno.

http://184.168.183.35/app/imagenes/TvPXtFjaih.jpg

Petit Rameau, Petir Bateau, Baradal, Petit Tobac y Jamesby, nombres de los islotes que conforman este paradisíaco lugar, suelen ser visitados por cruceros, yates y embarcaciones privadas que trasladan a los turistas que desean practicar submarinismo, dar largas caminatas o simplemente echarse al brillante sol. Sin embargo, están prohibidas actividades como la pesca, los jet ski y anclar en otros sitios fuera de los especificados, con el fin de cuidar el delicado ecosistema de la zona.

Artículos Relacionados