[Nicolás Veracierta] ¡Conoce! Pamukkale: un castillo de algodón en Turquía

A primera vista, parece una catarata congelada. A segunda vista, un castillo de algodón como bien  traduce se su nombre turco, pero lo cierto es que Pamukkale es un fenómeno natural que solo ocurre en este lugar al sudoeste de Turquía.

icolás-Veracierta-Pamukkale1
Pamukkale parece una catarata congelada

Pamukkale es el resultado de los movimientos tectónicos en la depresión de la falla del río Menderes. Los terremotos produjeron la aparición de diversas aguas termales con alto contenido de minerales como calcio y bicarbonato, sustancias que le otorgan su particular superficie blanca deslumbrante. Esta formación en terrazas posee, además, piedras calizastravertinoestalactitas y mármoles cristalinos, así como cuarcitas y esquistos del período del Plioceno.

En la cima de Pamukkale fue construida la antigua ciudad helenística de Hiérapolis. Los restos del castillo, el teatro, el Ninfeo, la tumba del apóstol Felipe, el templo de Apolo, tres necrópolis y el Plutonio –una de las entradas al averno– aún siguen en pie y junto a Pamukkale fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Hiérapolis en Pamukkale
Hiérapolis en Pamukkale

Pamukkale en la actualidad

Durante las últimas décadas del siglo XX y antes de ser declarado Patrimonio de la Humanidad, fueron construidos hoteles sobre los restos de la antigua ciudad. Las aguas termales fueron utilizadas para llenar sus piscinas y las aguas residuales fueron derramadas en el monumento natural, lo que le otorgó un color pardo a ciertas zonas.

Gracias al esfuerzo de los conservacionistas y de las autoridades turcas, hoy el lugar continúa su proceso de restauración: los hoteles fueron demolidos, se está permitiendo que las zonas pardas blanqueen al sol, están prohibidos los accesos vehiculares y entrar al monumento con zapatos, así como recoger agua –pues se le atribuyen propiedades curativas-. Las visitas duran un máximo de dos horas.

Es necesario cumplir las normas de este paraje natural para garantizar la preservación para el disfrute de las generaciones futuras.

Por Nicolás Veracierta

Artículos Relacionados