Nicolás Veracierta: El mágico atractivo de Fiordland

Nueva Zelanda cuenta con 14 parques nacionales que a lo largo de su extensa y mágica geografía, cada uno posee atractivos únicos y atrae gran cantidad de turistas cada año. El mayor de estos es Fiordland, al suroeste de la isla Sur; está compuesto de gran cantidad de fiordos y paisajes que parecen sacados de un cuento, altas montañas cubiertas de vegetación, ambientes cubiertos de neblina, planicies y playas rocosas llenan la vista de los visitantes.

Fiordland 1

Te Wahipounamu es una zona protegida que reúne cuatro parques nacionales ubicados en la misma área: el Parque Nacional Fiordland, el Parque Nacional Aoraki/Mount Cook, el Parque Nacional del Monte Aspiring y el Parque Nacional Westland, los cuales fueron decretados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1990, para garantizar su cuidado y su disfrute por parte de las nuevas generaciones.

Los fiordos, la principal característica de este lugar, pueden ser definidos como valles “en forma de U” creados a partir de las acciones de los glaciares, en el caso de los que conforman Fiordland, estos tienen más de 100.000 años de antigüedad levantando sus caprichosas figuras hacia el cielo y el mar.

Fiordland 2

Milford Sound es el más conocido de los fiordos, y se ofrecen visitas guiadas para los turistas que llegan por miles cada años para observar la fauna, la flora y el relieve, además, puede disfrutarse de Doubtful Sound y Dusky Sound, así como de más de una decena de estos en todo el parque.

Milford Track, Routeburn Track y Kepler Track son tres de los llamados Great Walks de Nueva Zelanda, que reúne algunas de las rutas de senderismo más importantes del mundo, todas ubicadas en este país, parte de una aventura inolvidable para los fanáticos de esta actividad.

Artículos Relacionados