Lençóis Maranhenses, un desierto con lagunas en medio de Brasil

Maranhão o Marañón según su traducción al español, es un estado del noreste brasileño que colinda con el océano Atlántico en su frontera norte y que posee muchos lugares dignos de visitar, tales como su capital São Luís u otras como Imperatriz, Timon, Caxias, Açailândia, Codó, Santa Inês, Bacabal y Balsas, que hacen las delicias de sus visitantes. Pero hay un punto de su geografía se roba la atención, es el desierto blanco y las lagunas que se forman en él.

Brasil

Lençóis Maranhenses como se les conoce en portugués, o Sabanas Marañenses en español, son un ecosistema único e inigualable. Si bien no es un desierto por concepto, la magnitud de precipitaciones que ocurren especialmente entre enero y septiembre de cada año es altamente superior a las que tienen lugar en cualquier desierto del planeta; su aspecto y dunas de hasta 40 metros de altura, le han ganado ese apelativo.

National Geographic ubicó a esta región en su de lugares más exóticos a visitar, por sus hermosas lagunas de agua turquesa verdosa que se llenan con la llegada de las lluvias, las cuales crean un aspecto fuera de este mundo, con más de 9.000 pozos que se alternan con los promontorios de arena blanca. Y a pesar que aún no ha sido invadida por el turismo masivo, existen tours y paseos para disfrutar de las bellezas de la zona.

Brasil 2

Este Parque Nacional puede acumular entre 1650 y 1750 l/m2 de lluvia en las 155.000 hectáreas del “desierto inundable de Brasil”, poco común para un lugar que el resto del año tiene el aspecto de un desértico paraje.

Los turistas pueden disfrutar de expediciones en vehículos de doble tracción, bañarse en las lagunas y recorridos por toda la geografía del lugar.

Artículos Relacionados