Nicolás Veracierta leyó: 31 de mayo: Día Nacional del Ecoturismo

En el Año Internacional del Turismo Sustentable, los Parques Nacionales resultan destinos ideales para disfrutar de la naturaleza en ambientes tan sorprendentes como disímiles, desde las Yungas hasta la Patagonia.

En diciembre de 2003 se instituyó el 31 de mayo como el Día Nacional del Ecoturismo (Ley Nº25.846). La fecha celebra una práctica que cuenta con una amplia variedad de actividades y recorridos aptos para desarrollarla. Tal como lo definiera la Organización Mundial del Turismo (OMT), el ecoturismo es “toda forma de turismo basado en la naturaleza, en la que la motivación principal de los turistas sea la observación y apreciación de esa naturaleza y de las culturas tradicionales dominantes en las zonas naturales”.

La fecha es un homenaje al nacimiento del perito Francisco P. Moreno, promotor en nuestro país de la red de Parques Nacionales. Su idea de protección del ecosistema data desde inicios del siglo XX. Moreno cedió a la Nación tres leguas cuadradas (unas 7.500 hectáreas) de su propiedad ubicadas en cercanías de Laguna Frías y Puerto Blest, al oeste del lago Nahuel Huapi, con el fin de que “sea consagrada como parque público natural”, tal como expresó en su carta de donación fechada el 6 de noviembre de 1903. Argentina se convertía en el tercer país de América y el quinto en el mundo en instaurar un área protegida, el Parque Nacional del Sud, denominado más tarde Nahuel Huapi. Desde entonces y hasta la actualidad esta red de áreas protegidas ha multiplicado las hectáreas conservadas por la Administración de Parques Nacionales.

 

Conocer para conservar

En los Parques Nacionales de Argentina está prohibida toda explotación económica con excepción de la vinculada al turismo, que se ejercerá con sujeción a las reglamentaciones pertinentes. En este sentido, visitarlos y disfrutar del sorprendente paisaje de las áreas naturales debe realizarse de forma responsable y amigable con el ambiente.

De norte a sur y de este a oeste, nuestro país despliega áreas de increíble belleza natural que albergan especies representativas de diferentes ecorregiones.

En el noreste, el Parque Nacional Río Pilcomayo, es una muestra del Chaco Húmedo con su característico pastizal de caranday, isletas, sitios bajos inundables y el monte tupido con árboles de madera dura como el lapacho. Declarado Sitio Ramsar en 1992, cuenta entre su elenco faunístico con más de trescientas especies de aves, entre ellas garzas, cigüeñas, loros y cardenales, las que pueden observarse recorriendo la senda vehicular que une el estero Poí con la costa del Pilcomayo.

En la provincia de Salta, el Parque Nacional Los Cardones conserva muestras de ambientes naturales de diferentes ecorregiones: los Altos Andes, la Puna, el Monte de sierras y bolsones (en donde se desarrolla el cardonal); y hasta un sector con pastizal de neblina, propio de las Yungas. Es un escenario ideal para los amantes de las travesías, quienes pueden recorrer el Valle Encantado y el valle del Tin-Tin donde además del cardonal tienen su espacio el bosque de churqui, y un elenco faunístico con especies como el Monumento Natural Taruca, el gato de pajonal, el guanaco y el tuco tuco.

Por su parte, el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, en la región centro, conserva una muestra representativa del ecotono Chaco Semiárido y Monte de llanuras y mesetas. Los visitantes pueden conocer la flora autóctona mediante un sendero autoguiado donde una veintena de especies botánicas del área hacen su presentación. En el área se destaca un fósil viviente, la chica, un arbusto endémico que sólo crece en los faldeos serranos del Monte. Entre la fauna se destacan el pichiciego menor (el más pequeño de los armadillos), el halcón peregrino y la mara.

El área protegida más austral de Argentina, el Parque Nacional Tierra del Fuego, se emplaza en la ecorregión de los Bosques Patagónicos. Este parque ofrece al turista senderos de diferentes exigencias. A lo largo de los mismos puede llegarse a diversos puntos de interés como el turbal, la laguna Negra, la castorera y la Pampa Alta, atravesando el bosque de lenga y guindo. Entre la fauna pueden observarse especies como el cauquén marino, el huillín y el pato vapor austral.

A la hora de recorrer estas, y otras áreas protegidas, te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes pautas generales que nos ayudan a conservar la biodiversidad:

• Informarse en las portadas y centros de visitantes al ingresar.
• Prestar atención a la cartelería.
• Consultar el estado de las rutas, senderos y el pronóstico del clima.
• Respetar la velocidad máxima permitida.
• No producir ruidos molestos.
• No extraer plantas ni piedras.
• Regresar del área protegida con los residuos generados y depositarlos en contenedores habilitados.
• No ingresar con mascotas a las áreas protegidas nacionales.
• Mantener una distancia prudencial para observar a los animales, sin alimentarlos ni perseguirlos.
• Considerar los derechos de los demás visitantes a disfrutar de los espacios compartidos.
• Recordar que se transita por un área agreste: la caída de árboles y ramas es frecuente.

Ver fuente

Artículos Relacionados