Nicolás Veracierta leyó: Te invitamos a que conozcas de una manera diferente… La villa de Árguis.

 

Árguis, la resistencia de un pueblo prepirenaico en el Parque de Guara.

Diapositiva1

 

 

 

Árguis está viviendo un nuevo renacimiento. De los escasos cuatro habitantes que vivían hace pocos años a los cuarenta residentes actuales, es un salto sustancial, dado que ya hay varios pueblos en el entorno deshabitados (que no abandonados). Tal es el caso de varios “lugares”, así se nombraban los pueblos, en la cara norte de Guara.

Otro de los “resistentes” sería el caso de Nocito más aislado todavía y que visitaremos en otra ocasión.

Además de esos flamantes cuarenta residentes, si visitas ahora, en agosto, Árguis, vas a encontrar muchas más personas: las que han arreglado la casa de sus padres o abuelos y son fijos e hijos del lugar, las nuevas incorporaciones que han descubierto la paz  o a Juan, que se está planteando pasar más temporadas en el pueblo y luego, cuando se jubile venirse permanentemente.

Demos ahora un paseo y fijémonos en algunos de los elementos que podrías descubrir en tu visita. Y como si fuera un juego de pistas ¿a ver cuántos puedes encontrar? 

1- La carlina

Diapositiva2

Un tipo de cardo, que no levanta del suelo y que tiene forma de sol.

Colocado tradicionalmente en la puerta principal de la casa y con funciones mágicas. Precisamente evitar que entren personas indeseables por la noche ¿Cómo?… Bueno, cuenta la leyenda que dado que esta planta tiene multitud de flores en ese sol central, las brujas o brujones se entretenían contándolas hasta que se les hacía el amanecer, horas en la que como todos saben, ya no tienen poder.

 

2- ¿Y esto qué es? ¿Un llamador fuera de la puerta?

 

Quizá te hayas fijado, paseando por el pueblo, que es dificultoso moverse en coche, incluso quizá has pensado que antiguamente las calles no estarían asfaltadas, cubiertas de esa manera. Cierto.

En las calles empinadas era frecuente que el centro de la calzada estuviera empedrada con el fin de que las caballerías pudieran subir con facilidad sin resbalarse. Y al llegar a casa se ataban a la entrada en un aro de hierro incrustado en la pared, esa es la finalidad de nuestro “llamador”.Diapositiva3

Podéis imaginar la escena: un burrico blanco atado a la puerta que lleva en el lomo el baste (para poder subirse o atar cosas) con la azada o “jada” y con el morral. Mientras el dueño le está herrando o limpiando los cascos (se hacía y se sigue haciendo) con el pujavante, una cuchilla que recorta la parte muerta de la “uña” del burrico. Sería chulo poder encontrarnos uno, acariciarlo, y que alguien nos contase cosas de sus cuidados.

3- La chimenea o chaminera.

Esta chimenea que asoma por encima del tejado es una pequeñísima parte de lo que de verdad es el tamaño real de la misma. Salía por el tejado pero antes de pasar por “la falsa” o desván,  pasaba por el primer piso o la parte de vivienda de la casa, dando comienzo en el “hogar”, donde se cocinaba y comía alrededor del fuego.

Está hecha de “toba” piedra fósil como la piedra pómez que se encontraba en algunas fuentes alrededor del pueblo. Es más ligera y pesaba poco.

Diapositiva4

¿Y la parte de arriba, el remate, para qué sirve? Para que no se vuele el tejadillo, esa especie de plato? …  Puede, pero hay otros que dicen que ese remate en la chimenea, era otro punto por donde podían entrar… los antes mencionados indeseables, de ahí que le llamen espantabrujas.

¡Qué historias no se contarían en ese hogar! Firts day en directo! ¡Mejor!

 

4- El alguacil.

Vaya diferencia de ese: ¡¡¡Tururu!!! “Por orden del señor alcalde se hace saber que se ruega no aparcar en esta calle los domingos, martes y jueves, para que el camión pueda dar la vuelta y así no tenga que venir el susodicho a ayudar al chofer que se pone nervioso”  ¡¡¡Tururu!!!

A esto:

Diapositiva5

Árguis todavía tiene alguacil (Alberto) y es posible que guarde la trompeta.

Hay otros oficios que también se anuncian con sonidos, ¡el afiladoooorrr! U otros ya extinguidos pero que formaban parte de la vida de los pueblos, como los llamados charlatanes que vendían en su camión toda clase de objetos, desde un colchón a peines o ropa interior; los hojalateros que arreglaban los calderos (nada de tirar, a reparar); los que vareaban la lana de los colchones… oficios ya desaparecidos pero que vuestros abuelos/as estarán encantados en contaros sus hazañas. Una época en la que la obsolescencia no existía, todo tenía varias vidas.

 

5- El lavadero.

¡Qué cosas podría contar este rincón ahora un poco solitario y olvidado!Diapositiva6

Espacio exclusivo de mujeres y niños pequeños. Afortunadamente ha pasado a la historia, agua helada, en ocasiones de rodillas, posición incómoda y nada de programar el lavado, frotar y frotar…quizá para compensar era un lugar de encuentros, noticias, risas, canciones, vamos… el whatsapp local. Y volviendo al reciclado ¿el jabón de donde lo sacaban? ¿lo compraban?.

 

6- La borda.

 

Los estudiosos de la cultura pirenaica dicen que la borda, es la estructura de vivienda más sencilla y primitiva de los habitantes de la cordillera, y que a partir de ella se va ampliando, recreciendo, cercando los diversos tipos de viviendas que encontramos actualmente.

Diapositiva7Su función, era y es, dar cobijo al ganado en los periodos más duros del invierno y almacén de hierba (yerba) en el piso de arriba. También se llama yerbero. En verano cuando el ganado se subía al puerto, las personas (a veces toda la familia) también lo hacían y era sobre la hierba donde dormían y descansaban. Si una vaca enfermaba o tenía problemas de parto se le encerraba en el piso de abajo.

¡Vaya planazo de verano! Sin electricidad, sin tele, SIN MOVIL!!!

7- El huerto.Diapositiva8

Ahora que se ha puesto de moda tener huerto en las grandes ciudades ¿a quién mejor podríamos preguntar que a las personas que lo han tenido toda la vida? Y que además han adquirido esos conocimientos de generación en generación. Es posible que cultiven variedades de hortalizas o frutales locales.

Una idea…Podrías sembrar ciruelos silvestres  o un acerollo como los que se encuentran en los alrededores del pueblo. Con ello contribuirías a eso que oímos tantas veces, la biodiversidad.

 

8- Las afueras del pueblo. Las márgenes.

Cuando vamos de vacaciones nos gusta llevarnos un recuerdo de ese lugar, una camiseta, artesanía, una prenda, en Árguis, en el Parque de Guara será difícil encontrar lugares donde comprar eso. Pero, no será difícil llevarnos sensaciones, experiencias vividas, incluso sabores.

Diapositiva9Un paseo por los campos, por los lindes, nos permitirá descubrir especies que no conocemos o que no recordábamos, arañones o pacharanes, moras, nueces, guillomo (senera o escobizo), almez o litonero, madroño, grosellero, frambuesas o chordones, arándanos, hinojo, mentas, ajos silvestres, incluso juncos. Bueno, estos son uno de los grandes valores y riquezas de Guara, también el barranquismo pero, recordad que estos alimentos forman parte de la prehistoria de la humanidad, cuando solo éramos cazadores-recolectores.

¡Ah! Si no estáis seguros/as no recolectéis lo que no conozcáis. No hay como una sencilla guía de árboles y arbustos.

 

9- Las paredes. (El azulete, La fabricación de cal).

Diapositiva10

Este punto como los siguientes los dejamos en blanco para que descubras por tu cuenta sus propias historias  y si te animas nos las puedes contar en nuestra página  de facebook , y no te olvides de la foto!!…

10- Las eras.

11- El abrevadero.

12- La iglesia. 

13- Otros.

 Pero antes de terminar, hay que hablar de los artífices que han hecho que el pueblo pueda perdurar, pervivir, resistir. Obviamente, LAS PERSONAS y también eso que llamamos genéricamente la naturaleza. Ambos han convivido durante milenios (las pinturas rupestres de Guara lo acreditan) y ahora precisamente también las personas hemos decidido que este es un paisaje a conservar, que ha de pervivir. Como Árguis hay otros lugares próximos, todos agrupados en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. ¿Vamos?

 

Descarga el pdf de la guia y descubre Árguis!

Propuesta de visita a la Villa de Arguis en el PArque Natural de Sierra y Cañones de Guara por Fernando de Frutos, educador Ambiental.

Ver fuente

Artículos Relacionados