Uluru, la isla montaña en medio del desierto australiano

Nicolas Veracierta: Vista de Uluru desde el desierto
Vista de Uluru desde el desierto

Ayers Rock, como también se conoce a este gigante rojo de la sabana australiana, es una formación monolítica de arenisca, ubicada en el Territorio Norte de aquel país, exactamente en los terrenos del Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta. Esta formación alcanza los 348 metros de altura, mide nueve kilómetros en su contorno y se estima que bajo tierra, puede alcanzar los 2,5 kilómetros de profundidad. La roca, como la conocen los habitantes cercanos, es lugar sagrado y de peregrinación, para los aborígenes de la zona, los Aṉangu, quienes la consideran parte importante de su mitología de la creación.

La leyenda que envuelve este enorme promontorio, cuyo nombre se traduce literalmente como “isla montaña”, contada por los residentes tradicionales, quienes llevan viviendo en el lugar cerca de 22mil años, dice que este lugar es una cárcel para quienes osaron atacar a los pueblos locales, y que quien los encerró allí, fue la misma Bulari, Diosa madre de la Tierra.

William Gosse fue el primer no nativo en descubrir la mencionada formación rocosa, este gran explorador pisó su cima en 1873, y le dio el nombre del entonces Primer Ministro de Australia meridional, Sir Henry Ayers, acuñando así el nuevo calificativo para el lugar.

Uluru tiene más de 500 millones de años, y fue declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1987; es el emplazamiento natural más famoso de toda Australia, especialmente por sus tonalidades rojas que cambian conforme el ángulo del sol.

Los turistas que visitan el lugar usualmente son guiados por los mismos Anangu en sus recorridos, y aunque que pisar Ayers Rock no está prohibido, sí se aconseja no hacerlo, tanto por su calidad de santuario, como debido a la erosión y desgaste del monolito.

Artículos Relacionados