El Pico de pato en Cabo Kiwanda ya no existe

El pedestal de rocas areniscas centenarias con forma de pico de pato, de siete pies de altura ubicado en la costa de Oregón, fue destruido por un grupo de “turistas”, que en realidad deben ser llamados vándalos. Lo que la naturaleza tardó años en construir fue destruido en cuestión de minutos por el hombre.

Durante mucho tiempo el monumento natural emblemático de Cabo Kiwanda, conocido como Pico de pato (The Duckbill), fue el escenario perfecto para las fotografías de los visitantes hasta que apareció hecho trizas en la primera semana de septiembre.

https://youtu.be/960TJ8Emk3s

En principio, las autoridades de la Oficina de Parques y Recreación Estadales de Oregón consideraron que se trató de un fenómeno natural hasta que apareció un video, realizado por el operador de drones David Kalas,  donde se muestra claramente a un grupo de personas cruzando el área acordonada y empujando las rocas hasta hacerlas caer.

Kalas confrontó al grupo de personas y éstas alegaron que destruyeron la formación  porque uno de sus amigos se había fracturado la pierna en ella, de manera que la consideraban un riesgo para los visitantes.

Rápidamente se pusieron a circular las imágenes en las redes sociales para descubrir el paradero de estos sujetos. Las autoridades continúan la búsqueda y cuentan con la colaboración de los ciudadanos de Oregón: todos lamentan la pérdida del monumento tan querido.

Un llamado a la reflexión

Los parque o monumentos naturales representan un patrimonio enriquecedor para el ser humano, no sólo por sus paisajes sino como una muestra de lo sabia que es la naturaleza. Si bien el episodio no trajo heridos es importante recordar que es nuestra responsabilidad la preservación de los monumentos naturales. Por ello, Nicolás Veracierta nos recuerda:

  • Las rocas areniscas son frágiles y colapsan con facilidad. De manera que si se visita un lugar con estas características lo mejor es seguir las estrictas normas de seguridad.
  • Las autoridades del mundo toman en serio los actos de vandalismo perpetrados en los parques naturales, a pesar de que estos actos no sean catalogados como crímenes, son sancionados con grandes multas.
  • Seamos responsables. Nuevamente: todos tenemos derecho a contemplar las bellezas naturales de la tierra y es nuestro deber su preservación.

Artículos Relacionados